Liderazgo para Crear Innovación y Poder para el Trabajador

En nuestra Convención de 2012, los delegados de SEIU se comprometieron a crear un sistema de desarrollo de liderazgo para “crear un movimiento masivo del 99%.” Desde entonces, las locales, en colaboración con los Líderes en Acción por la Justicia (LAJ), han reclutado y capacitado a 28,439 miembros líderes y 209,532 activistas – superando las metas que habían fijado los delegados hace cuatro años. Unidos, con más de 1,000 miembros del personal de las locales y el Sindicato Internacional, que han sido parte de nuestro sistema de desarrollo de liderazgo, estos miembros líderes están construyendo nuestro movimiento para alcanzar la justicia económica, social, ambiental y racial, así como la igualdad para las mujeres, las personas con discapacidades, y las lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero.

El éxito continuo de este sistema de desarrollo de liderazgo depende de nuestro compromiso a integrarlo a lo largo y a lo ancho de nuestra organización y en nuestro trabajo, y adaptarlo para los cambios que nos esperan. Los líderes con visión aportarán a nuestro sindicato el tipo de conocimiento colectivo e ideas estratégicas que nos permitan innovar y crear organizaciones nuevas para aumentar el poder para los trabajadores en un futuro. Debemos seguir invirtiendo en esos líderes.

Por tanto, se resuelve que:

  1. Todas los locales crearán planes de desarrollo de liderazgo para todos los niveles de dirigentes (miembros líderes, de personal y electos, así como dirigentes en los niveles más altos). Estos planes deberán:
    o Alinearse con las metas estratégicas a corto y largo plazo de las locales y la Internacional;
    o Responder al análisis de las locales sobre sus datos de Equidad Organizativa e Inclusión; e
    o Incluir las competencias en los Estándares de Liderazgo de SEIU.
  2. Los locales y la Internacional deberán seguir llevando un control y presentando informes sobre sus datos demográficos, y trabajar para mejorar las prácticas de seguimiento con el fin de tener datos más actualizados.
  3. Las locales deberán seguir llevando un control y presentando informes sobre los datos de los miembros líderes y los activistas, asimismo, la Internacional deberá crear un sólido sistema de rendición de cuentas para apoyar a las locales.
  4. Todas las campañas de las locales y la Internacional deberán tener metas de desarrollo de liderazgo, incluyendo Equidad e Inclusión Organizativa.
  5. Todos las locales deberán tener un Coordinador de Liderazgo y Acción de los Miembros (MLA) que tenga autoridad para exigir cuentas a su programa de campo por las métricas de desarrollo de liderazgo, y que esté conectado con los contrapartes en toda la unión.
  6. La Internacional deberá seguir apoyando comunidades de aprendizaje a través de las locales, como los coordinadores de MLA, grupos de BOLD-­‐Rockwood, facilitadores, directores de los Centros de Recursos para los Miembros, tecnólogos y líderes de la Generación del Milenio. Deberá continuar la expansión de TEACH, la plataforma en línea para dichas comunidades de aprendizaje.
  7. Desarrollaremos y utilizaremos tecnologías innovadoras y compartiremos las mejores prácticas para involucrar a más miembros en todos los aspectos de la unión, incluyendo la participación política en todos los niveles, local, estatal, provincial y federal, para promover nuestros temas, elegir a defensores de los trabajadores y exigirle cuentas.
  8. Cada local deberá tener un plan para identificar, reclutar y capacitar a miembros líderes menores de 35 años.
  9. Las locales y la Internacional deberán colaborar para invertir en sus éxitos mutuos y exigirse cuentas mutuamente en torno a estos ocho pilares fundamentales.

Este sistema de desarrollo de liderazgo será esencial en los próximos cuatro años para poner en marcha las estrategias clave establecidas por la Resolución 117, Somos Indetenibles: Nuestro Programa para Obtener Victorias para los Trabajadores. Además de seguir aportando poder a nuestras campañas a nivel de toda la unión y las locales, debemos girar el enfoque futuro de nuestro liderazgo colectivo hacia:

  • Innovar para fortalecer y transformar a nuestro sindicato a fin de construir y mantener el poder para lograr victorias para los trabajadores en nuestro entorno vertiginosamente cambiante. En un ambiente en el que los intereses especiales de los ricos están haciendo más difícil que la gente construya y mantenga sindicatos, el compromiso de los miembros con la unión y el reconocimiento de que su participación importa es más significativo que nunca.
  • Educarnos y movilizarnos, tanto nosotros mismos como a nuestros compañeros, en nuestra determinación para enfrentarnos al racismo -­‐ particularmente en contra de las personas de raza negra -­‐ para crear un mundo en el que la equidad racial prevalezca, donde podamos participar, prosperar y alcanzar nuestro máximo potencial.
  • Desarrollar la siguiente generación de líderes de SEIU, creando un ejército de activistas que contribuyan al cambio organizativo y progresista.
  • Colaborar con líderes no sindicalizados y activistas comunitarios, combinando la energía, el conocimiento y el liderazgo, para que podamos aprender unos de otros y crear lazos más sólidos para una mayor colaboración.

Los pilares fundamentales de nuestro trabajo de desarrollo de liderazgo pueden encontrarse en el documento que sirve de guía para esta resolución, titulado los “Fundamentos del Liderazgo Progresista”.